Libros de R. M. Ogilvie

A diferencia de lo que sucede en el cristianismo, donde hay una doctrina que se enseña y un credo que es aceptado por sus fieles, la religión romana no conocía dogmas. Por eso cualquier romano era libre de pensar lo que quisiera acerca de sus dioses. con tal de que observara estrictamente los actos religiosos que debía llevar a cabo en público....


no tenemos resumen de este libro...