Libros de Orlando Paes Filho

El tono de voz de Nennius se elevó hasta convertirse en un trueno, y su mirada parecía formada por centellas de fuego, como si de repente tuviese la fuerza de un dios. Tenía una expresión casi amedrentadora, y sus palabras resonaban dentro de mí. Tú no eres capaz de nada, Angus; sólo eres capaz de lidiar con los defectos humanos. Pero, si tienes fe, estarás con Él, y Él te guiará mucho...