Libros de Giorgio Todde

El desgraciado Tatàno no había dejado de pavonearse de la suerte que le había llovido en el plato: en la barriga de una sabrosa chopa había encontrado un anillo antiguo demasiado valioso para alguien tan pobre como él... Y a Efisio Marini, que se tropieza con el cadáver destripado de tatàno, no le cuesta mucho deducir que lo han asesinado para apoderarse de su tesoro. Pero la historia no pu...


Finales del siglo XIX. En el minúsculo pueblo de Abinei, de 164 almas, enrocado sobre los montes de la Cerdeña oriental, un orden divino superior ha igualado siempre las cuentas entre vivos y muertos, puesto que a cada nacimiento siempre corresponde una defunción, y viceversa: así nada cambia jamás. Sin embargo, la extraña muerte de la anciana y rica viuda del notario –mientras en el puebl...


En una ciudad a orillas del mar, en la que puede reconocerse Cagliari, tiene lugar una serie de inexplicables delitos. La gente siente el miedo. ¿Quién –y por qué– ha asesinado y mutilado al abogado Giovanni Làconi? ¿Qué hilo une su dramático final con los homicidios que le siguen? Efisio Marini, el «médico-petrificador» de cadáveres protagonista de El estado de las almas (Siruela, ...


El verso de un poema –Y qué amor no cambia– retumba obsesivamente en la cabeza de Efisio Marini desde el día en que el comendador Alceste Tramontano, «hombre de honor» temido y reverenciado en Nápoles, le enseña el diario de la joven Restitùta Serràle. Ésta, muerta aparentemente de cólera, servía como criada en una casa noble, e incluso sabía escribir, pero en sus sencillas relacio...


Un comisario con la cara desmoronada. Un asistente universitario penetrante como un taladro, sobre el que se cierne la sombra del amo de la cátedra. Un psiquiatra a la deriva incapaz de asomarse al interior de las cabezas de los enfermos. Dos hermanas de vidas entrelazadas en lo profundo. Y por encima de todo, el cuerpo. Las acciones del cuerpo y las consecuencias de esas acciones.  El meteoról...


La experiencia le ha enseñado a Efisio Marini que nada ocurre por casualidad: en un mismo día recibe dos cartas importantes, una invitación a París de un ilustre colega, seducido por la posibilidad de trabajar junto a él para devolver la vida a lo que ya no está vivo, y el anuncio de la muerte repentina y sospechosa de un gran embalsamador vienés, viejo conocido suyo. Efisio acepta la ...