Libros de Elena Nave

Eluana Englaro tenía veinte años cuando pronunció estas palabras, ante la tragedia de un amigo querido en estado de coma. Un año después, el 18 de enero de 1992, ella misma fue víctima de un gravísimo accidente de tráfico. La reanimación la arrancó de la muerte, pero le devolvió una vida «absolutamente carente de sentido y dignidad», y desde 1994 quedó en estado vegetativo permanente...