Zumalacárregui, el caudillo romántico