Quico Sabaté, el último guerrillero