A orillas del río Piedra, me senté y lloré